¿Por qué levantarse del sofá y hacer artes marciales?

gato gordo sentado en sofá

Hay muchas opciones a la hora de hacer ejercicio. ¿Por qué practicar taekwondo?

El taekwondo es un deporte excelente que favorece considerablemente la salud física y psicológica.

Cada uno de los practicantes entiende el taekwondo de una manera individual y lo encamina a su vida personal y profesional. Unos lo entienden como un esfuerzo físico saludable que les ayuda a estar en forma, otros como una competición, otros como una filosofía y equilibrio físico-mental, etc.

A seguir, algunos de los beneficios de la práctica regular.

  • Entrenamiento corporal total: las artes marciales son ejercicios aeróbicos que usan todos los grupos musculares del cuerpo. Tu resistencia, tono muscular, flexibilidad, equilibrio y fuerza mejorarán a través de las artes marciales.
  • Confianza en sí mismo: debido al establecimiento de metas, aliento positivo y respeto por los valores que forman parte de todos los programas de artes marciales, el mayor beneficio que generalmente reportan los estudiantes de artes marciales es la mayor confianza en sí mismos. Te sientes más cómodo en todas las situaciones, ya sea que estés en peligro o simplemente haciendo una tarea que te lleve más allá de tu zona de confort, y descubrirás que puedes lograr cualquier cosa que te propongas.
  • Mejora de la salud cardiovascular: estudios han encontrado que la única forma real de mejorar el estado del sistema cardiovascular es participando en actividades que hagan hincapié en el corazón, como las artes marciales.
  • Mejor estado de ánimo: los investigadores han descubierto que participar en una rutina de ejercicio regular es una de las mejores maneras de mejorar el estado de ánimo. Realizar artes marciales no solo es una buena manera de aliviar el estrés y la frustración, sino que puede ayudar a hacerte más feliz. Las endorfinas liberadas por la actividad física parecen estar activas en el cuerpo hasta cuatro horas después del ejercicio.
  • Pérdida de peso: una sesión de una hora de artes marciales de intensidad moderada puede quemar hasta 500 calorías.
  • Reflejos mejorados: estudios han encontrado que al participar en las artes marciales, no solo mejoran tus reflejos mientras realiza la actividad, sino que también experimentas tiempos de reacción más rápidos durante todas las actividades de tu vida. Esto es muy importante en varias de actividades diarias, como conducir.
  • Enfoque y quietud: como señaló Bruce Lee, detrás de los golpes, las patadas y las rodillas, un verdadero artista marcial aprende a sentarse consigo mismo y ver dónde están sus debilidades. Como artista marcial, aprenderás lo que es estar quieto, desafiado y enfocado.

Soy padre. ¿Qué hay de mis hijos?

Niños concentrándose en taekwondo
  • Defensa personal: la capacidad de defenderse contra un agresor es un sentimiento de empoderamiento. La mayoría de las artes marciales utilizan la defensa personal como una piedra angular de todo el programa. Los métodos precisos variarán de una disciplina a otra, pero puede estar seguro de que con la práctica regular, su hijo aprenderá a defenderse de diferentes maneras.
  • Disciplina: las artes marciales ayudan a inculcar el enfoque mental en su hijo, dándole la capacidad de concentrarse en una tarea y llevarla a cabo hasta su conclusión. La disciplina que se enseña en el dojo con respecto a los uniformes, costumbres y técnicas a menudo se traduce en otras áreas de la vida, incluidas las tareas escolares y domésticas.
  • Respeto: las artes marciales tienen que ver con el respeto. Golpear, patear, lanzar y bloquear son todos secundarios al respeto que se muestra desde el momento en que entras en un dojo. Los niños aprenden a inclinarse ante los maestros que vinieron antes que ellos, y ante sus instructores actuales. También aprenden a tratar a otros estudiantes como desean ser tratados. Los instructores de artes marciales de calidad presionan sobre el tema del respeto regularmente e instruyen a los estudiantes a practicar el respeto por sí mismos, los padres, los maestros y los compañeros en cada oportunidad.
  • Una vez más, confianza: un niño que está involucrado en las artes marciales es generalmente un niño que confía en sí mismo. Trabajar a través de un arte marcial y del sistema de clasificación de cinturones le da al niño metas mensurables que son realistas de alcanzar. La sensación de logro que un niño obtiene al dominar una nueva técnica o graduarse con un nuevo cinturón lo seguirá a donde quiera que vaya.